Fondo.png

Gestión de equidad de género

Promovemos el empoderamiento de la mujer y la participación activa del hombre en la equidad de género a través de formaciones presenciales y virtuales (sincrónicas y asincrónicas). Estas formaciones son diseñadas con la Metodología con enfoque sistémico de CoreWoman y la Plataforma CWTech

iStock-1059661038.jpg

Los sesgos inconscientes son actitudes y comportamientos que marcan la forma en que las personas interpretan la realidad y toman decisiones.

iStock-1059661038.jpg

Es necesario entender y reconocer, si en los procesos de contratación, promoción y desarrollo que se ejecutan en las organizaciones, el sesgo de las personas involucradas en estos procesos puede estar limitando el tener equidad de género, diversidad e inclusión; ya sea excluyendo a personas por su género, raza, nacionalidad, entre otros; o por estar perpetuando estereotipos arraigados en el tiempo.

iStock-1059661038.jpg

Los estereotipos al ser ideas o creencias fijas sobre determinado grupo o población hacen que existan valoraciones positivas y/o negativas sobre las personas según su edad, origen étnico, religión, ideología política, ocupación, nivel socioeconómico, género, orientación sexual, etc.

Esto tiene como consecuencia que se generalice a las personas, sin tomar en cuenta su complejidad, y se prefiera a unas sobre otras en determinados ámbitos, lo cual puede llevar a discriminar a determinados sectores de la población.

iStock-1059661038.jpg

La igualdad de género tiene como base el reconocer que, históricamente, las mujeres han sido discriminadas. Por ello, es vital tomar acciones que disminuyan las brechas entre hombres y mujeres para hacer efectiva la igualdad de género. Es decir, eliminar las desventajas históricas y cambiar las situaciones que impiden a las mujeres ejercer sus derechos. También, se reconoce que la desigualdad puede empeorar a partir de factores tales como origen étnico, edad, orientación sexual, nivel socioeconómico, etc.

Esto debe darse no solo a nivel discursivo, sino a nivel práctico (procesos, protocolos, acciones concretas, entre otros).

iStock-1059661038.jpg

Tener una comunicación inclusiva significa que se decide usar palabras, expresiones y elementos que no excluyan a grupos tradicionalmente discriminados por su cultura, etnia, género, edad, discapacidad y otras características.

iStock-1059661038.jpg

Nuevas Masculinidades, las masculinidades son un conjunto de atributos, comportamientos y roles asociados con niños y hombres. Como una construcción social, la “masculinidad” es distinta de la definición del sexo biológico masculino.

iStock-1059661038.jpg

Microagresiones y acoso laboral se refieren a las pequeñas violencias verbales, comportamentales diarias, breves y comunes, ya sean intencionales o no intencionales, que comunican insultos perjudiciales hostiles, despectivos o negativos e insultos hacia cualquier grupo, generalmente con base en diferencias de género/sexo, edad, raza, clase, nacionalidad, entre otros.

iStock-1059661038.jpg

Comúnmente se conoce como el equilibrio significativo y confortable entre las actividades laborales y personales (familia, amigos, salud, descanso, formación, etc.). Cuidando el balance entre estas dos dimensiones, las personas mejoran sus condiciones de salud, progresa el desempeño laboral, se reduce el ausentismo y se ajusta la distribución del tiempo en familia. A pesar de que el balance personal y laboral puede tener diferentes definiciones, profesionales de la salud y el trabajo coinciden en la necesidad de poner en práctica estrategias para lograr ese balance y disfrutar de los efectos positivos que genera en las personas de la organización, tanto empleados(as) como empleadores(as).